A los 91 años ha dejado de existir el gran Ennio Morricone, genio musical que compuso más de 500 bandas sonaras para el cine y ganó un Oscar por el Soundtrack de “The Hateful Eight”, dirigida por Quentin Tarantino.

Morricone murió durante la noche de este día en la clínica Campuos Biomedico, de Roma, donde se encontraba después de que hace unos días sufriera una fractura de fémur por una caída. En un comunicado dado a conocer por su familia, Morricone murió tras despedirse de su esposa, María, y haber dedicado “un emocionado recuerdo a su público, de cuyo cariñoso apoyo ha obtenido siempre la fuerza de su propia creatividad”, mencionan en lo informado.

Ennio, uno de los genios de música para el séptimo arte, destacó por su trabajo en los filmes “The Good The Bad and The Ugly”, “Cinema Paradiso”, “The Thing”, “The Mission”, “The Untouchables”, el mencionado “The Hateful Eight”, entre otros.

Sus composiciones se incluyen en más de veinte películas galardonadas, además de realizar también piezas sinfónicas y corales. Destacan, entre otros, sus trabajos en películas del llamado Spaghetti Western de la mano de su amigo Sergio Leone, uno de los directores más famosos de la historia del cine.

Nacido en Roma, Italia, Morricone desde niño empezó a tocar la trompeta y para los seis años ya había compuesto su primera obra. Estudió en la Academia Nacional de Santa Cecilia a la edad de nueve años. Cuando tenía doce años entró en el conservatorio inscribiéndose en un programa de armonía de cuatro años, que acabó en seis meses.

Morricone deja en su haber dos premios Grammy, tres Globos de Oro, cinco BAFTA, diez David de Donatello, once Nastro d’argento y el Premio de Música Popular en 2010, considerado este último como el Nobel de la música. En la edición de los Premios Óscar 2006 recibió el Oscar Honorífico y en 2016 recibió el Óscar en la categoría de Mejor Banda Sonora por “The Hateful Eight”, después de haber sido nominado seis veces en esta categoría en ediciones anteriores. Vendió más de 70 millones de discos en su carrera.

¡Descanse en paz Maestro!

Redacción: Delgado Marco