El róver está a punto de intentar aterrizar en el planeta rojo para emprender una misión histórica que podría encontrar los primeros indicios de vida extraterrestre. Si todo sale bien, además, probará varias nuevas tecnologías espaciales e intentará producir oxígeno ‘in situ’ para futuras colonias marcianas

Expresión para referirse a lo que para ellos significa aterrizar un róver en Marte: siete minutos de terror. Cuando esta noche la nave espacial ingrese en la atmósfera marciana e intente llegar a la superficie, un millón de cosas podrían salir mal. El drama se vuelve aún más estresante por el retraso de 11 minutos en las comunicaciones entre ambos planetas. Cuando el róver Perseverance descienda hacia la superficie marciana, el equipo de control de la misión no tendrá ni idea de si ha tenido éxito o ha fracasado hasta después de que una de las dos opciones ya haya pasado.

Como cualquier nueva misión de la NASA, Perseverance también es una vía para demostrar algunas de las tecnologías más avanzadas del sistema solar.

Una es MOXIE, un pequeño dispositivo que busca convertir la atmósfera marciana cargada de dióxido de carbono en oxígenoutilizable a través de la electrólisis (usando una corriente eléctrica para separar elementos). Este proceso ya se ha llevado a cabo en la Tierra, pero, si esperamos que los humanos puedan vivir allí algún día, es importante demostrar que también funciona en Marte. Si es así, mandarán uno 100 veces más grande. 🤯

También está Ingenuity, un helicóptero de 1,8 kilogramos que podría realizar el primer vuelo controlado a motor que se haya realizado en otro planeta. La implementación de Ingenuity (que se guarda debajo del róver) llevará unos 10 días. Su primer vuelo será a unos tres metros en el aire, donde flotará durante unos 20 segundos.

Dos cámaras integradas en el helicóptero nos ayudarán a ver lo mismo que él. Por sí solo, el Ingenuity no será fundamental para explorar Marte, pero su éxito podría allanar el camino para que los ingenieros diseñen nuevas formas de explorar otros planetas cuando un róver o un módulo de aterrizaje no sean suficientes.

Lo más destacado de la misión, que puede tardar 10 años en realizarse, será el retorno de muestras de suelo marciano a la Tierra. Perseverance perforará el suelo y recolectará más de 40 muestras, la mayoría de las cuales serán devueltas a la Tierra como parte de una misión conjunta NASA-ESA

Puedes seguir el lanzamiento por acá

Fuente: ABC