El tribunal de París acaba de dictaminar hace unas horas que hubo un “pacto de corrupción” entre Nicolas Sarkozy, su abogado Thierry Herzog y el exmagistrado Gilbert Azibert, que fueron condenados a la misma pena.

Todo esto por delitos de corrupción y tráfico de influencias para el que los fiscales solicitaron una pena de prisión. 

La fiscalía había solicitado que el exmandatario de derecha cumpliera una condena de cuatro años de cárcel, dos de ellos firmes, por presuntamente haber intentado sobornar a un juez con un puesto muy codiciado a cambio de información privilegiada sobre un proceso.

Sarkozy era sospechoso de haber intentado corromper, junto con Herzog, a Azibert, cuando éste era juez del Tribunal Supremo.

Según la acusación, el exmandatario buscaba obtener informaciones privada (por secreto profesional) e influir en las diligencias relacionada con el denominado caso Bettencourt, un caso de finales de 2013.

A cambio, habría ofrecido a Azibert su ayuda para obtener un puesto de prestigio al que según éste aspiraba en Mónaco, aunque nunca lo obtuvo. 😅

Este juicio es inédito ya que Sarkozy, de 66 años, es el primer expresidente de Francia desde la instauración de la Quinta República (1958) en sentarse físicamente en el banquillo de los acusados.