¡Presten atención a Hongguang Mini EV. Ya que se ha convertido en el último éxito en China, superando en ventas al exitoso Tesla Model 3 en lo que va del 2021. No hay que irse muy lejos para descubrir los motivos, un precio irrisorio para un microcoche eléctrico con capacidad para cuatro personas y velocidad máxima de 100 km/h.

Fabricado por SAIC-GM-Wuling, el Hongguang Mini EV se vende como “la herramienta de desplazamiento de la gente”. Un coche eléctrico muy económico que ya ha logrado convencer a miles de conductores hasta tal punto de superar en ventas en China a la todopoderosa Tesla.

Su precio básico está en los 28.800 Yuanes unos (100,00 pesos mexicanos), un modelo sencillo sin aire acondicionado y con una autonomía de 120 kilómetros bajo ciclo NEDC. Adicionalmente, también se ofrece una versión por 38.800 yuanes, unos 4.900 euros al cambio que sí incorpora aire acondicionado y ofrece una batería de 13,9 kWh para alcanzar los 170 kilómetros (NEDC)

Entre una de las medidas para promover los coches eléctricos, el gobierno chino ofrece placas gratuitas. Ya que este tipo de vehículos representa una de las grandes esperanzas chinas para colocarse como referente de la industria automovilística. Sin embargo, Tesla sigue siendo la compañía que más coches eléctricos vende en China.

Pero este pequeño es una excepción increíble, ya que entre el Model 3 y el Hongguang Mini EV los usuarios han terminado decantando la balanza en favor del chino. El pequeño coche ha vendido 112.000 unidades durante la segunda mitad de 2020, únicamente por detrás del Tesla Model 3 que se fabrica en Shanghái.

Desde el mes de enero, el Mini EV ha vendido 25.778 unidades mencionan datos de China Passenger Car Association (CPCA), por los 13.843 del Model 3. Según BBC Hongguand Mini EV será el segundo coche eléctrico más vendido del mundosegún apunta BBC

El pequeño eléctrico se ofrece en tres versiones y cuatro colores: azul, blanco, rosado y marrón claro. Por el momento no hay planes de su llegada a Europa o America pero BBC apunta que Wuling estaría trabajando con un fabricante de Letonia para adaptar el vehículo a la regulación europea.