Enfundada en un disfraz de porrista en color negro y rosa, la intérprete envió un mensaje a las personas que han estado en las primeras filas sanitarias en la batalla contra el coronavirus

La cantante Miley Cyrus dejó el ambiente encendido para el show de medio tiempo del Súper Bowl, que estará a cargo de The Weeknd, al dar un espectáculo de dos horas que dedicó a los especialistas de la salud, reportó The New York Post.

Enfundada en un disfraz de porrista en color negro y rosa, la intérprete mandó un saludo a todas aquellas personas que han estado en las primeras filas sanitarias en la batalla contra el coronavirus.

Fueron 7 mil 500 trabajadores de la salud vacunados quienes acudieron a la fiesta que Cyrus armó para el llamado TikTok Tailgate, que se transmitió en vivo para EU en el Estadio Raymond James, en Tampa, Florida.

Uno de los momentos más ovacionados del evento fue cuando la celebridad se acompañó en el escenario del rockero Billy Idol para interpretar a dueto varios éxitos, entre ellos “White Wedding”.

Por supuesto, entre la lista de hits que interpretó Miley Cyrus NO PODÍA FALTAR “Wrecking Ball”, cuyo video musical se convirtió en un ícono de la cultura pop de las últimas décadas. En la parte más famosa del single, la ex estrella de Disney no pudo contener su emoción y cantó al borde de las lágrimas, haciendo aún más especial y emotivo ese momento y susurrando “it never gets eassier” (“nunca se vuelve más fácil”, en español).