El primer vuelo de prueba de SpaceX a gran altitud de su nave espacial Starship de próxima generación terminó en una enorme bola de fuego en el sur de Texas, tras una misión que se desarrolló sin problemas hasta la etapa final.

El vuelo de 6 minutos y medio del miércoles fue estable hasta el intento de aterrizaje, cuando la nave espacial no logró reducir la velocidad lo suficiente, mostraron imágenes de video proporcionadas por SpaceX.

El impacto del cohete, que no llevaba tripulación, envolvió el lugar de aterrizaje en llamas anaranjadas.

El director ejecutivo, Elon Musk, había pronosticado solo un tercio de posibilidades de éxito para el vuelo inicial de SN8, el prototipo de diseño futurista de Space Exploration Technologies Corp.

La compañía ha logrado un progreso constante durante el año pasado en los prototipos de Starship en su fábrica en Boca Chica, Texas.

SpaceX también estaba recopilando datos sobre cómo el vehículo podría voltearse y orientarse hacia un aterrizaje eléctrico similar al proceso para el sistema Falcon 9 de la compañía.

Comparte esta noticia 👨‍🚀