El Senado de México aprobó este jueves la supresión del fuero presidencial, de modo que a partir de ahora, los exmandatarios de la nación latinoamericana podrán ser procesados ante la ley por crímenes cometidos.

La reforma constitucional fue aprobada por 89 votos a favor y 23 en contra. La legislación estipula que los expresidentes serían juzgados por “hechos de corrupción, delitos electorales, traición a la patria” o “delitos por los que podría ser enjuiciados ciudadano”.

Ahora, el dictamen de reforma pasará a los congresos estatales para el proceso legislativo correspondiente.

La moción había sido propuesta meses atrás por el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, tras descubrirse una serie de ilegalidades en las cuales estarían implicados varios exgobernantes.

Comparte esta noticia 👨‍🚀