Después de casi dos meses sin contagios locales de coronavirus en China según las cifras oficiales, ha habido un rebrote en la ciudad costera de Qingdao.

De momento se han confirmado doce casos, la mitad asintomáticos, ligados a un hospital donde son ingresados los enfermos de Covid-19 que vienen del extranjero y son detectados en las pruebas y cuarentenas obligatorias al llegar a China.

Durante los últimos 56 días, las autoridades no habían informado de ninguna transmisión local, por lo que este rebrote vuelve a demostrar las dificultades para controlar la epidemia.

Hace apenas unos días, en China la noticia era que el turismo interno estaba resucitando gracias a los más de 637 millones de turistas nacionales que ha habido durante las vacaciones de ocho días por el feriado del Día Nacional que se ha juntado con el Festival del Medio Otoño.

Según la Oficina Municipal de Cultura y Turismo de Qingdao, esta ciudad ha recibido 4,47 millones de visitantes estos días. Por ello, muchos temen que este nuevo rebrote -por ahora pequeño- se pueda extender los próximos días por otras ciudades.

En Qingdao, las autoridades han cerrado el hospital donde se ha originado el rebrote y han puesto en cuarentena todos los edificios donde residen las 12 personas infectadas. Ningún vecino puede entrar ni salir de su vivienda. También, esta mañana las autoridades sanitarias de la ciudad han informado que en los próximos cinco días se va a testar a los nueve millones de habitantes de Qingdao. Es decir: pruebas PCR gratuitas para todos los ciudadanos.

Oficialmente, China contabiliza 85.578 casos confirmados y 4.634 fallecidos. Muchos dudan de estas cifras y creen que serán mayores porque, durante las primeras semanas de la epidemia, murieron muchos enfermos sin que se les hubiera hecho la prueba del coronavirus.