En Estados Unidos ha comenzado un enorme ensayo de la vacuna contra el coronavirus desarrollada por la famosa Universidad de Oxford. Con ensayos similares ya en curso en el Reino Unido y Brasil, aumentan las esperanzas de que podamos averiguar si la vacuna es funcional antes de fin de año aseguran en EUA.

Una colaboración entre el equipo de Oxford y la firma farmacéutica AstraZeneca, se convirtió en una vacuna pioneras alrededor del globo terráqueo, pero también otras ocho vacunas contra el coronavirus ya comenzaron ensayos a gran escala

El 31 de agosto, los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. anunció que el primero de los 30.000 voluntarios había recibido la vacuna Oxford, conocida como AZD1222. La prueba se está llevando a cabo en 80 sitios en los EE. UU.

En el Reino Unido, casi 10.000 voluntarios ya han recibido AZD1222 o un placebo. Una vez que un cierto número de voluntarios en estos ensayos den positivo para covid-19, los investigadores podrán desenmascarar los datos y ver si hay menos, o incluso ningún, casos en los que recibieron la vacuna y analizar más a profundidad su funcionamiento

Una vez que se obtengan los resultados de los ensayos, los reguladores de la salud mundial considerarán si aprueban alguna vacuna . El director del grupo de vacunas de Oxford, Andrew Pollard mencionó a la BBC la semana pasada que el equipo podría presentar los resultados a los reguladores este mismo año.

Los gobiernos han firmado acuerdos para comprar cientos de millones de dosis de las diversas vacunas que se están desarrollando si tienen éxito y, a medida que avanzan las pruebas, se aumenta la capacidad de fabricación.

El 1 de septiembre, por ejemplo, la empresa de biotecnología Oxford Biomedica anunció que había ampliado un acuerdo con AstraZeneca para producir 10 veces más de la vacuna Oxford de lo acordado anteriormente. “Estaremos produciendo decenas de millones de dosis una vez que estén completamente en funcionamiento”, dice un portavoz de Oxford Biomedica. Fuente: New Scientist