África queda libre de polio luego de 60 años de vacunas imparables

Este año nos tiene lleno de malas noticias. Pero en medio del desierto, siempre habrá un Oasis. Hoy, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha declarado este martes a la gran mayoría de países de África como libres del poliovirus salvaje, el causante de la poliomelitis, después de muchos años de luchar contra ella.

“Hoy celebramos otro triunfo de la salud pública: la erradicación del poliovirus salvaje en África. Este es un logro increíble y un motivo ansiado de celebración”, declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, durante una reunión “virtual” con ministros de salud africanos

Niños libres de polio

“Este será un tremendo hito para África. Supone solo la segunda erradicación de un virus en el continente desde la viruela hace 40 años. Ahora, las futuras generaciones de niños africanos pueden vivir libres del poliovirus salvaje”, anticipó Moeti (Directora africana de la OMS)

El último brote de polio en Nigeria -y en todo lo que la OMS considera “región africana” se declaró en 2016 en el norte del país.

“Gracias a los incansables esfuerzos de los gobiernos, los donantes, los trabajadores sanitarios de primera línea y las comunidades, hasta 1,8 millones de niños se han salvado de una parálisis de por vida”, mencionó la OMS

El anuncio deja solo a la región del Mediterráneo oriental – Oriente Medio y Lejano Oriente- como la única con casos de la enfermedad en todo el mundo y algunos cuantos contados en el norte de Africa

Una enfermedad infecciosa

La poliomelitis es una enfermedad infecciosa, causada por un virus, no tiene cura y cuyos síntomas incluyen fiebre alta, cansancio, fatiga, vómitos, dolor de cabeza, incluso puede llegar a causar parálisis en las extremidades.

Era una enfermedad endémica en todo el planeta, provoco interminables cantidades de amputaciones y discapacidades, pero gracias a la vacuna descubierta en la década de 1950 fue erradicada en regiones como Europa y America pero Africa tardo un poco más. (Fuente Huffpost y OMS)

Compartir