La escena independiente mexicana nos puede regalar unas sorpresas que a veces nos pueden sacar de nuestra área de confort.

Dolores Vara es una de esas cosas que sorprenden. Su disco debut es inclasificable en una sola categoría. Es decir, si entraras a una tienda de discos podría estar en hip hop, pero también en pop, reggaeton, electrónica y pop. Porque Dolores Vara es todo esto en uno.

UwU, es lo-fi pero también es perreo pero también es triste al igual que es trap. Dolores Vara rompe cualquier estereotipo de lo que debe de ser un género musical. Él es todos y ninguno a la vez.

“Cinturón de Gucci”, su más reciente sencillo, es un perreo que habla de lujos, sin embargo no suena para nada a Bad Bunny, no, su sonido está más cerca del vapor wave pero con ritmo sincopado. 

Dolores Vara simboliza la música del siglo XXI: un chile de todos los moles. No busca encajar ni sobresalir en un solo estilo, solo crea lo que le provoca en el momento. Salud por este proyecto, ojalá llegue lo más lejos posible.