Japón ordenó la evacuación de miles de personas en la isla meridional de Kyushu el sábado, según los medios de comunicación, después de que la región fuera castigada por lluvias torrenciales sin precedentes en las que hasta ahora 15 personas han muerto y nueve están desaparecidas.

Dado que la región se enfrenta al riesgo de nuevas inundaciones y desprendimientos de tierra, las autoridades ordenaron la evacuación de 92.200 hogares en las prefecturas de Kumamoto y Kagoshima, según la agencia de noticias de Kyodo.

“Es probable que las fuertes lluvias continúen hasta el domingo, y se requiere que la población esté en máxima alerta”, menciono el primer ministro Shinzo Abe, añadiendo que hasta 10.000 soldados serán mandados para unirse a las operaciones de rescate.

Más de 203.000 habitantes de las prefecturas de Kumamoto y Kagoshima han recibido recomendaciones para evacuar sus hogares, informó la agencia de prensa japonesa Kyodo.