Manu Chao es un artista que siempre se destaco por ir en contra del sistema en todos los sentidos, y logró vender tanto cómo Britney Spears, demostrando que con música honesta y única se puede llegar tan lejos cómo se quiera, simplemente por conectar con el corazón de las masas.

Manu siempre se ha movido muy discretamente, es alguien que no le gustan los reflectores ni el tema de la fama, pero en estos días reapareció en sus redes sociales, con una sesión en Barcelona desde la comodidad de su hogar.

Pero Manu apareció después de mucho tiempo a mitad de la crisis del Covid-19, para poner su magia, como siempre, tanto como lo están haciendo muchos músicos a lo largo de todo el mundo. Llamadas las Coronarictus Smily Killer Sessions, el músico quiere calmar la agua y tranquilizar a sus fans de todo el mundo con sus canciones más populares reversionadas, también se incluirán y de invitaran a más artistas a lo largo de la cuarentena.

◦ Decidió alejarse de todo hace años, pudo llegar más lejos pero no quiso, desapareció, y descendió de la escalera de la fama de manera lenta, a su manera, apareciendo en bares de vez en cuando o conciertos muy pequeños, incluso en nuestro país está vetado por el gobierno.

Con canciones como «Echo de menos» de Kiko Veneno, y otras originales, de sus más populares, tanto de su época con Mano Negra como en solitario («Soñé otro mundo»). Incluso nos regalo canciones nuevas, como «Mi libertad».